Según el artículo 193 de la Ley de Seguridad Social “La incapacidad permanente contributiva es la situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral. No obstará a tal calificación la posibilidad de recuperación de la capacidad laboral del incapacitado, si dicha posibilidad se estima médicamente como incierta o a largo plazo”.

Los grados de Incapacidad Permanente

1. La incapacidad permanente, cualquiera que sea su causa determinante, se clasificará, en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo del interesado, valorado de acuerdo con la lista de enfermedades que se apruebe reglamentariamente en los siguientes grados:

  • Incapacidad permanente parcial.
  • Incapacidad permanente total.
  • Incapacidad permanente absoluta.
  • Gran invalidez.

2. La calificación de la incapacidad permanente en sus distintos grados se determinará en función del porcentaje de reducción de la capacidad de trabajo que reglamentariamente se establezca.

A efectos de la determinación del grado de la incapacidad, se tendrá en cuenta la incidencia de la reducción de la capacidad de trabajo en el desarrollo de la profesión que ejercía el interesado o del grupo profesional, en que aquella estaba encuadrada, antes de producirse el hecho causante de la incapacidad permanente.

Beneficiarios

  1. Tendrán derecho a las prestaciones por incapacidad permanente las personas incluidas en el Régimen General que sean declaradas en tal situación y que, además de reunir la condición general exigida en el artículo 165.1, hubieran cubierto el período mínimo de cotización que se determina en los apartados 2 y 3 de este artículo, salvo que aquella sea debida a accidente, sea o no laboral, o a enfermedad profesional, en cuyo caso no será exigido ningún período previo de cotización.

  2. En el caso de incapacidad permanente parcial, el período mínimo de cotización exigible será de 1800 días, que han de estar comprendidos en los 10 años inmediatamente anteriores a la fecha en la que se haya extinguido la incapacidad temporal de la que se derive la incapacidad permanente.

  3. En el caso de pensiones por incapacidad permanente, el período mínimo de cotización exigible será:

    a) Si el sujeto causante tiene menos de 31 años de edad, la tercera parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 16 años y la del hecho causante de la pensión.

    b) Si el causante tiene cumplidos 31 años de edad, la cuarta parte del tiempo transcurrido entre la fecha en que cumplió los 20 años y la del hecho causante de la pensión, con un mínimo, en todo caso, de 5 años. En este supuesto, al menos la quinta parte del período de cotización exigible deberá estar comprendida dentro de los 10 años inmediatamente anteriores al hecho causante.

  4. En los supuestos en que se acceda a la pensión de incapacidad permanente desde una situación de alta o asimilada a la de alta, sin obligación de cotizar, el período de los diez años, dentro de los cuales deba estar comprendido, al menos, una quinta parte del período de cotización exigible, se computará, hacia atrás, desde la fecha en que cesó la obligación de cotizar.
    No obstante, lo establecido en el apartado 1, las pensiones de incapacidad permanente en los grados de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez derivadas de contingencias comunes podrán causarse, aunque los interesados no se encuentren en el momento del hecho causante en alta o situación asimilada a la de alta.
    En tales supuestos, el período mínimo de cotización exigible será, en todo caso, de 15 años, distribuidos en la forma prevista en el último inciso del apartado 3.b).

Prestaciones económicas de la Incapacidad Permanente

  1. La prestación económica correspondiente a la incapacidad permanente parcial, consistirá en una cantidad a tanto alzado.

  2. La prestación económica correspondiente a la incapacidad permanente total consistirá en una pensión vitalicia, que podrá excepcionalmente ser sustituida por una indemnización a tanto alzado cuando el beneficiario fuese menor de 60 años.
    Los declarados afectos de incapacidad permanente total percibirán la pensión prevista en el párrafo anterior incrementada en el porcentaje que reglamentariamente se determine, cuando por su edad, falta de preparación general o especializada y circunstancias sociales y laborales del lugar de residencia, se presuma la dificultad de obtener empleo en actividad distinta de la habitual anterior.
    La cuantía de la pensión de incapacidad permanente total derivada de enfermedad común no podrá resultar inferior al importe mínimo fijado anualmente en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para la pensión de incapacidad permanente total derivada de enfermedad común de titulares menores de 60 años con cónyuge no a cargo.

  3. La prestación económica correspondiente a la incapacidad permanente absoluta consistirá en una pensión vitalicia.

  4. Si el trabajador fuese calificado como gran inválido, tendrá derecho a una pensión vitalicia según lo establecido en los apartados anteriores, incrementándose su cuantía con un complemento, destinado a que el inválido pueda remunerar a la persona que le atienda. El importe de dicho complemento será equivalente al resultado de sumar el 45% de la base mínima de cotización vigente en el momento del hecho causante y el 30% de la última base de cotización del trabajador correspondiente a la contingencia de la que derive la situación de incapacidad permanente. En ningún caso el complemento señalado podrá tener un importe inferior al 45% de la pensión percibida, sin el complemento, por el trabajador.

Lo más importante que se debe conocer antes de iniciar un proceso de Incapacidad es conocer el importe de la prestación de la pensión a la que tenga derecho.

Hay que realizar 3 pasos:

  • PRIMER PASO: Cálculo de la Base reguladora de las pensiones de incapacidad permanente derivada de contingencias comunes.
    1. La base reguladora de las pensiones de incapacidad permanente derivada de enfermedad común se determinará de conformidad con las siguientes normas:

    a) Se hallará el cociente que resulte de dividir por 112 las bases de cotización del interesado durante los 96 meses anteriores al mes previo al del hecho causante.

    El cómputo de dichas bases se realizará conforme a las siguientes reglas, de las que es expresión matemática la fórmula que figura al final de las mismas:

    1.ª Las bases correspondientes a los veinticuatro meses anteriores al mes previo al del hecho causante se computarán en su valor nominal.
    2.ª Las restantes bases de cotización se actualizarán de acuerdo con la evolución que haya experimentado el Índice de Precios de Consumo desde los meses a que aquellas correspondan hasta el mes inmediato anterior a aquel en que se inicie el período de bases no actualizables a que se refiere la regla anterior.

Siendo:
Br = Base reguladora.
Bi = Base de cotización de cada mes anterior al mes previo al del hecho causante.
Ii = Índice General de Precios al Consumo de cada mes anterior al mes previo al del hecho causante. Siendo i = 1,2,…,96.

  • SEGUNDO PASO: Cálculo del porcentaje
    Está determinada por la base reguladora y el porcentaje que se aplica según el grado de incapacidad permanente reconocido.
    Incapacidad permanente total, 55% de la base reguladora si se tiene menos de 55 años. Se incrementará un 20% a partir de los 55 años cuando por diversas circunstancias se presuma la dificultad de obtener empleo en actividad distinta a la habitual.
    Incapacidad permanente absoluta, 100% de la base reguladora.
    Gran invalidez, se obtiene aplicando a la base reguladora el porcentaje correspondiente a la incapacidad permanente total o absoluta, incrementada con un complemento.

  • TERCER PASO: PORCENTAJE POR LOS AÑOS COTIZADOS
    b) Al resultado obtenido en el primer paso y en razón a lo establecido en la norma anterior se le aplicará el porcentaje que corresponda en función de los años de cotización que se tenga en el momento del hecho causante y sumando los años que le queden para el cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación vigente en cada momento (siendo los 37 años de cotización los que se piden a partir del año 2027 (15 años = 50%, restantes meses del 1 al 248 = 0,19%, del 249 al 264 = 0,18. En el caso de no alcanzarse quince años de cotización, el porcentaje aplicable será del 50 por ciento.
    El importe resultante constituirá la base reguladora a la que, para obtener la cuantía de la pensión que corresponda, habrá de aplicarse el porcentaje previsto para el grado de incapacidad reconocido.

Por tanto, la fórmula del cálculo de la Pensión de Incapacidad es una combinación de los tres pasos seguidos:
PENSIÓN = B. REGULADORA X %SEGÚN INCAPACIDAD X %AÑOS COTIZADOS.

El error que se suele cometer es pensar que si te conceden una Incapacidad Absoluta tienes derecho al 100% de la base reguladora y tan sólo tendrán este derecho los que la suman de los años cotizados más los años que le queden para su jubilación ordinaria sumen en total más de 37 años de cotización.

EJEMPLOS

Tomando 3 trabajadores que han cumplido los 58 años el 01/05/2021, con una base reguladora de 1.500 euros y que tienen el primer trabajador 15 años cotizados, el segundo trabajador tiene 25 años de cotización y el tercer trabajador tiene 32 años de cotización. Se le ha reconocido una Pensión Total para su profesión habitual. ¿Calcular el importe de su pensión teniendo en cuenta el incremento del 20% por la dificultad que tienen de encontrar un nuevo trabajo?.

  • PRIMER TRABAJADOR: Al tener tan sólo 15 años de cotización a los 58 años, habría que sumarle los 9 años que le quedan para el cumplimiento de su jubilación ordinaria de los 67 años. Tendría en total 24 años de cotización.
    Aplicaríamos 15 años = 50% + 9 años = 108 meses x 0,19% = 70,52%.
    IMPORTE DE LA PENSIÓN = 1.500 euros x 0,75% x 70,52% = 793,35 euros
  • SEGUNDO TRABAJADOR: Al tener 25 años de cotización a los 58 años, habría que sumarle los 9 años que le quedan para el cumplimiento de su jubilación ordinaria de los 67 años. Tendría en total 34 años de cotización.
    Aplicaríamos 15 años = 50% +19 años = 228 meses x 0,19% = 93,32%.
    IMPORTE DE LA PENSIÓN = 1.500 euros x 0,75% x 93,32% = 1.049,85 euros
  • TERCER TRABAJADOR: Al tener 32 años de cotización a los 58 años, habría que sumarle los 7 años que le quedan para el cumplimiento de su jubilación ordinaria de los 65 años. Tendría en total 39 años de cotización.
    Aplicaríamos el 100% al tener más de 37 años de cotización a su jubilación ordinaria.
    IMPORTE DE LA PENSIÓN = 1.500 euros x 0,75% x 100% = 1.125 euros

A estas cantidades habrá que sumar la cantidad de la brecha de género 27 euros por hijo/as a quien tenga derecho.

Igualmente recordar que al tener la Incapacidad Total o Absoluta se les considera a efectos fiscales que se tiene una discapacidad del 33% lo que supone una rebaja importante en las retenciones de IRPF.

2. En los supuestos en que se exija un período mínimo de cotización inferior a 8 años, la base reguladora se obtendrá de forma análoga a la establecida en el apartado anterior, pero computando bases mensuales de cotización en número igual al de meses de que conste el período mínimo exigible, sin tener en cuenta las fracciones de mes, y excluyendo, en todo caso, de la actualización las bases correspondientes a los veinticuatro meses inmediatamente anteriores al mes previo a aquel en que se produzca el hecho causante.

3. Respecto a las pensiones de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez derivadas de accidente no laboral a que se refiere artículo 195.4, para el cómputo de su base reguladora, se aplicarán las reglas previstas en el apartado 1.a) del presente artículo.

4. Si en el período que haya de tomarse para el cálculo de la base reguladora aparecieran meses durante los cuales no hubiese existido obligación de cotizar, las primeras cuarenta y ocho mensualidades se integrarán con la base mínima de entre todas las existentes en cada momento, y el resto de mensualidades con el 50 por ciento de dicha base mínima.

En los supuestos en que, en alguno de los meses a tener en cuenta para la determinación de la base reguladora, la obligación de cotizar exista solo durante una parte del mismo, procederá la integración señalada en el párrafo anterior, por la parte del mes en que no exista obligación de cotizar, siempre que la base de cotización correspondiente al primer período no alcance la cuantía de la base mínima mensual señalada. En tal supuesto, la integración alcanzará hasta esta última cuantía.

Desde la Sociedad Consultora de Actuarios Asesores le seguimos informando periódicamente de todas las prestaciones de la Seguridad Social y SEPE, si necesita que le ampliemos información no dude en poner en contacto con nosotros.

Comparte esta noticia en tus redes sociales ⬇️